“Que nadie más coma de tus frutos”

Jesús maldice la higuera

“Que nadie más coma de tus frutos” (Mc 11, 11-25). La escena evangélica retrata a Jesús, quien  ve a lo lejos una higuera frondosa y piensa que tiene frutos, aunque no es la época. Se acerca para deleitarse con algún higo, pero al observar más de cerca, se da cuenta que, a pesar de lo frondoso de las hojas, la higuera no posee frutos, y maldice a la higuera estéril. Jesús maldice la higuera que tenía hojas y que por lo tanto, debía tener frutos, aunque no fuera la época. Finalmente, la higuera maldecida por Jesús, se seca al otro día (cfr. Mc 11, 12-14. 20-21). La higuera con hojas frondosas, pero sin frutos, simboliza las almas que aparentan, exteriormente, a los ojos de los hombres, ser buenas, pero que a los ojos de Dios, que ve en lo profundo del corazón, no dan frutos de santidad, porque no han erradicado el pecado de sus corazones y no han dejado arraigar la gracia. Son aquellas personas que, a los ojos de los hombres, parecen buenas y santas, pero que, a los ojos de Dios, carecen de toda bondad y santidad, porque no permiten que la gracia arraigue en lo profundo de su ser.

La lección del Evangelio nos enseña que podemos engañar a los hombres, pero que eso de nada sirve, porque es imposible engañar a Dios, quien escruta los corazones hasta lo más profundo: si no damos frutos de santidad, de nada nos valdrá, el Día del Juicio Final, el haber aparentado ser hombres de frondosa pero estéril bondad, pues permaneceremos, para siempre, como la higuera maldecida por Jesús. Es necesario, por lo tanto, dejar arraigar la gracia, para que ésta, circulando como savia vital, nos haga dar abundantes frutos de santidad: longanimidad, paciencia, magnanimidad, caridad, y así Jesús pueda sentirse realmente deleitado con nuestra vida unida a la suya.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Leave a Reply